Los mejores refuerzos de Colo Colo
Colo Colo Especial

Especial: Los mejores refuerzos de Colo Colo esta década

Tras años de penurias, algunos jugadores llegaron para volver a meter al Cacique en la discusión por los títulos con su jerarquía.

escrito por
Sebastián Marcel

Los mejores refuerzos de Colo Colo

Los mejores refuerzos de Colo Colo (Foto: Agencia UNO)

A comienzos de la década, en cada campeonato parecíamos estar en presencia del peor Colo Colo de la historia. Casi todos los equipos nos faltaron el respeto en el Monumental, nos golearon en los clásicos y a nivel internacional sólo al final se logró avanzar de fase en un torneo.

Sin embargo, en la segunda mitad de la década, el equipo volvió a pelear buena parte de los campeonatos y gritar campeón otra vez. Hubo jugadores que fueron fundamentales en la levantada alba y los hinchas los recuerdan con mucho cariño.

1

Justo Villar

El arco de Colo Colo quedó desprotegido desde la partida de Cristián Muñoz tras consagrarse campeón del Clausura 2009.

Desfilaron sin mayor éxito Francisco Prieto, Nery Veloso, Renny Vega, Juan Castillo y Eduardo Lobos, hasta que el segundo semestre del 2013 llegó el tres veces mundialista con Paraguay, Justo Villar.

Su jerarquía se hizo notar de inmediato. A pesar de que al mando de Gustavo Benítez el equipo no rendía, el portero salvó muchos partidos y fue clave en los títulos del Clausura 2014 y Apertura 2015.

Algunas de sus tapadas más notables fueron la media chilena de Rodrigo Mora en el Nacional o todo lo que sacó en un clásico en el Monumental el 2015. Su extraordinario nivel en el Cacique le permitió volver a la selección paraguaya.

2

Julio Barroso

La defensa de Colo Colo era un coladero para los atacantes rivales hasta la llegada del Almirante. Venía de campañas espectaculares con O'Higgins y desde su llegada impuso personalidad en la última línea desde el primer minuto.

Impasable en el mano a mano y rompiendo líneas a lo Miguel RIffo, Barroso fue por varias temporadas el mejor central del fútbol chileno.

Fue fundamental en todos los títulos albos de la década, incluso con su físico mermado por sus problemas lumbares.



3

Jaime Valdés

Llegó a Colo Colo cuando aún estaba vigente en la Serie A sólo para cumplir su sueño de ser campeón con el equipo de sus amores y de inmediato impuso categoría europea con su excelente técnica individual. 

Desparramaba rivales, preocupaba con sus remates de distancias, metía pases largos en profundidad como ningún otro jugador en el fútbol chileno. Definitivamente un volante con oficio.

Clave en todos los títulos de esta década y también en los clásicos, jugando 21, ganando 15 y perdiendo en apenas 2 ocasiones (todos contra la UC). Fue quizás el jugador de mayor calidad del torneo por varias temporadas.

A comienzos de esta década, en los albos penaba la ausencia de un volante capaz de echarse el equipo al hombro y eso cambió con la llegada de Pajarito, quién no llegó sólo a retirarse.

 

4

Esteban Paredes

Simplemente el mejor. Volvió como refuerzo de cara al Clausura 2014, se puso la 30 prometiendo que era el título que iban a ganar y cumplió, siendo también el goleador del torneo.

De esta manera, de inmediato acalló a las dudas de un sector de la dirigencia que no querían su regreso por estar "viejo".

Sus goles mantuvieron con vida al Cacique y le valieron récords: Es el máximo anotador de Primera División y mayor goleador chileno en torneos internacionales.

Las palabras sobran para analizar el brillante segundo paso de Esteban Paredes por Colo Colo.

 

5

Jean Beausejour

Colo Colo remeció el mercado apostando por su regreso cuando aún mostraba estar vigente en Inglaterra. De inmediato marcó diferencias con su potencia física y por su banda nadie le ganó.

Estando en el Cacique se reconvirtió en lateral izquierdo y gracias a eso pudo ser un mayor aporte en la Roja.

Fue vendido en cerca de 2 millones de dólares a la U, un muy buen precio para un jugador que en 2016 ya tenía 32 años. Sin embargo, su partida dejó en claro su importancia, ya que nadie pudo llenar el vacío que dejó en su costado.

6

Matías Zaldivia

Llegó el 2016 por petición de José Luis Sierra, ya que Julio Barroso necesitaba una acompañante. 

Por ser un desconocido para el medio, su llegada generó cuestionamientos de un gran número de hinchas que clama por nombres calados para volver a competir internacionalmente.

Pese a las críticas, rápidamente agarra una titularidad que no soltó más gracias a su actitud aguerrida, amor propio y también vistosas salidas desde el fondo. 

 



7

Octavio Rivero

Puede no atesorar la calidad individual de otros centrodelanteros como Humberto Suazo o Esteban Paredes, pero por personalidad no se queda atrás.

Luchador incanzable, fiel al estilo charrúa, no tuvo un paso fácil por Colo Colo. Tras perder la titularidad durante el Transición 2017, pidió no ser considerado por una oferta de Belgrano, ganándose la furia de los hinchas y ser cortado varios partidos.

Le tocó asumir protagonismo por una suspensión de Paredes y no desaprovechó su oportunidad. Anotó goles y repartió asistencias fundamentales para conseguir la 32, acompañados de gran sacrificio.

Su buen cierre de ciclo hace que los hinchas lo recuerden con cariño y no duden en pedir su regreso en cada mercado de pases.

8

Agustín Orión

Llegó con la presión de hacer olvidar a Justo Villar y corregir los errores de Paulo Garcés que costaron incluso un título. Cargaba la mochila de ser un jugador conflictivo, por lo que los hinchas tenían muchas dudas sobre él.

Su comienzo no fue el mejor sufriendo una goleada 4 a 1 contra La Serena con una discreta actuación. Posteriormente se afirmó como una garantía y aunque no volara con la espectacularidad de Villar, el arco estuvo seguro con su presencia.

Demostró que es un arquero de equipo grande con mucha personalidad y mando. Cuando más hizo notar su jerarquía fue en Copa Libertadores en los minutos que el Cacique se jugaba su clasificación con Atlético Nacional y Corinthians.

9

Jorge Valdivia

Su regreso era uno de los más esperados, pero también generaba dudas por su condición física. 

En el 2017 el Mago mostró compromiso, se entrenaba por su cuenta y en cancha no sólo mostraba sus clásicos pases profundos y giros que dejaban en el camino a sus marcadores, sino que también se vio una faceta más colaboradora e iba al piso a recuperar balones.

Su rendimiento en la 32 y en Copa Libertadores fue espectacular, mostrando que es un jugador de talla internacional y que cuando quiere marca diferencias.

El problema fue su último año, donde jugó muy poco, se hizo expulsar y terminó dejando el club por no llegar a un acuerdo con la dirigencia. Sin embargo, mostró su calidad durante la mayor parte de su estadía en el Monumental.

10

Pablo Mouche

Es cierto que no alcanzó a cumplir una temporada jugando por Colo Colo a raíz del abrupto final de torneo y que eso puede condicionar su nominación.

Pero demostró lo que tiene que dar un extranjero que viene a reforzar a los albos: rendimiento inmediato, personalidad, amor propio, fobia a la derrota y aparecer en momentos cruciales.

Desde que llegó marcó diferencias, contagió al resto con su actitud de ir hacia adelante, desequlibrante arriba y se mostró en los clásicos o partidos adversos como la eliminatoria con Puerto Montt por Copa Chile, donde incluso jugó desgarrado.

Este 2020 se espera que pueda mejorar lo mostrado con una Copa Libertadores a la vuelta de la esquina. Necesitará una buena pretemporada para prevenir las lesiones musculares sufridas este año.


Lee También

;