La FIFA pretende revolucionar el fútbol y para ello está haciendo unas pruebas en el torneo sub-19 llamado Future of Football Cup, en el que participan PSV, AZ Alkmaar, RB Leipzig y Brujas.

Cinco son las nuevas reglas que está probando el máximo ente del fútbol mundial. La primera de ellas es acortar el tiempo de juego a 60 minutos, o sea, dos tiempos de 30 minutos. Sin embargo, será tiempo efectivo de juego, es decir, el tiempo se detendrá ante cualquier interrupción.

Para darle más dinamismo al compromiso, se pretende que los saques de banda se jueguen con el pie, al estilo del fútbol sala. También se está probando que las modificaciones sean ilimitadas, para así darle más protagonismo a más jugadores.

Otra de las normas es que en los tiros libres, saques de fondo o laterales, el jugador encargado de la jugada puede arrancar inmediatamente conduciendo la pelota.

Finalmente, se busca que los jugadores que reciban tarjeta amarilla deberán salir cinco minutos del terreno de juego y recién cumplido ese tiempo podrán ingresar nuevamente a la cancha.

Una vez que termine esta competición, la FIFA deberá evaluar el impacto de las nuevas reglas en el nivel del juego. Y las conclusiones deberán ser enviadas a la International Football Association Board para analizar si estas reglas podrían ser viables en el fútbol profesional.