En los últimos años la Copa Libertadores ha tenido una importante revalorización económica que le ha permitido aumentar la cantidad de dinero que se entrega en premios, especialmente al campeón.

Al ser la competición más importante a nivel de clubes en Sudamérica, la recompensa por llegar a instancias decisivas debe ser la más grande del continente y no sólo el prestigio deportivo.

Varios equipos se juegan algo más que el honor en la cancha, ya que los que pasan de la fase de grupos pueden llevarse cuantiosas cifras para las arcas de sus clubes.

El campeón de esta edición se llevará como premio 22,5 millones de dólares, 3,5 más que en la edición del 2019 que coronó al Flamengo de Brasil en una final única disputada en la ciudad de Lima, Perú.

Respecto a las otras fases, la Conmebol anunció que destinará 168,3 millones más que en la edición anterior y que existe un aumento en los premios a partir de los cuartos de final. Es la cifra más alta que se ha entregado en la historia.

Los equipos que están en fase de grupos recibieron como anticipo 3 millones de dólares, es decir 1 millón por cada partido de local. Los que avancen a octavos recibirán 1.050 millones, en cuartos 1.5 millones, semifinal 2 millones y 6 millones por llegar a la final.

La final única de la Copa Libertadores 2020 se jugará en la ciudad de Rio de Janeiro en el legendario Estadio Maracaná.