Héctor Tapia vio las dos caras de la moneda en su segundo ciclo como entrenador de Colo Colo cuando tomó el equipo durante el 2018, donde alcanzó los cuartos de final de la Copa Libertadores y apenas cerró con un quinto lugar en el torneo nacional.

En conversación con Foodboleros, Tito recordó lo que fueron esos meses con el buzo de DT en el Monumental, donde nunca pudo plasmar el nivel visto internacionalmente en el campeonato local, donde incluso estuvo siete partidos sin conocer la victoria.

"Asumimos un equipo con la carrera iniciada, no armamos. Nos pillamos un equipo con varias fechas de torneo y Libertadores ya jugadas, a 10 puntos de la UC y con uno solo en la fase de grupos", afirmó Tapia.

En esa línea sostuvo que “nos propusimos clasificar a Libertadores y se logró. Cuando se logra eso, queda presente… ¿qué pasa de un ciclo a otro? No teníamos número ni plantel para jugar en ambos torneos. Corinthians tenía un plantel de 30 o 40 jugadores, Palmeiras la misma cosa, entonces cuando te toca competir a ese nivel y estás usando el mismo equipo domingo y miércoles… uno tiene que ver qué pasa".

“Teníamos el equipo con mayor promedio de edad (en Libertadores), entonces cuando hay más partidos seguidos, cuesta más la recuperación. Muchas veces nos tocó preocuparnos de la recuperación que de los partidos y eso te va disminuyendo", concluyó Tito.

Tras estar varios meses sin ganar Tapia finalmente no renovó su vínculo con el Cacique, partiendo al Real Garcilaso de Perú, club donde estuvo apenas tres meses dirigiendo ocho partidos, de los cuales ganó cuatro y perdió cuatro, quedando eliminado además en la primera ronda del a Copa Libertadores 2019.