Jorge Almirón se convirtió en el DT de Colo Colo después de una extensa búsqueda. Tras la salida de Gustavo Quinteros, Blanco y Negro comenzó el proceso para encontrar nuevo entrenador y, finalmente, se decidió por el ex técnico de Boca Juniors. En su elección había ciertos reparos por parte de los hinchas, ya que el estratega no dejó una buena cara en el elenco Xeneize, a pesar de haber llegado a la final de la Copa Libertadores, pero dichos comentarios quedaron en el olvido rápidamente.

Es que el equipo, que tiene prácticamente a los mismos jugadores del proceso anterior, cambió radicalmente. Con una idea de juego clara, el ex Lanús se encargó de impregnar su sello rápidamente con una salida limpia desde el fondo, privilegiando el buen pie y las asociaciones en espacios reducidos.

Y el plan le ha resultado a la perfección. Los números que ha cosechado Colo Colo en el inicio de temporada ilusionan a cualquiera, sobre todo, porque recién pudo completar su plantel y cuenta con todos los jugadores disponibles. Así, en siete partidos (contando el de Huachipato por la Supercopa), cosechó seis victorias y sólo un empate, el cual terminó en triunfo por penales.

En estos compromisos el rendimiento ha sido casi perfecto. Con doce goles a favor, el conjunto albo sólo ha recibido tres goles en contra, los cuales fueron ante el mismo rival, Liverpool de Uruguay. El resto, sendas victorias, con el arco en cero, ante Nacional, Everton, Huachipato (faltan diez minutos), Unión Española y Godoy Cruz, las que se suman al empate y posterior triunfo por penales contra Rosario Central, resultando un rendimiento del 90,4%.

El sello táctico de Jorge Almirón en Colo Colo

Lo mejor de todo, es que, en esta serie de partidos, el equipo siempre jugó mejor que en el encuentro anterior. Partiendo algo dubitativo en el primer cotejo, hasta interpretar casi a la perfección la idea del DT en el lance por Copa Libertadores. Es que Jorge Almirón tiene entre ceja y ceja salir limpio desde el arquero, por lo que insta a sus jugadores a cumplir con dicho mantra.

Lo anterior se plasmó claramente en el gol que convirtió Erick Wiemberg y que lamentablemente fue anulado. Dicha jugada es un placer táctico a la hora de ser analizada. El equipo salió con balón dominado desde el fondo y, cuando logró zafar de la presión rival, comenzó a apurar en los metros finales. Comenzó desde el sector derecho, pasó por el centro, nuevamente a la derecha y terminó por la izquierda, todo a un toque.

La manera en cómo se involucra en la cancha es otra de las cosas que llama la atención. Cuando las cosas no resultan como él quiere, no tiene problemas en retar a sus pupilos y gestualizar su frustración. Por otro lado, cuando las cosas sí salen como se planificaron, la cara de alegría no se la puede quitar nadie, cuestión que quedó demostrada con su celebración del gol de Marcos Bolados ante Godoy Cruz.

¿Hay cosas por pulir? Claro que sí. Después de mucho tiempo, el DT tiene a su equipo completo con dos centrodelanteros incluidos. Ahora, veremos cómo reacciona a la seguidilla de partidos que se le vienen encima. O’Higgins será el rival en la segunda fecha del Campeonato Nacional este domingo 25, mientras que el jueves 29 de febrero volverá a medirse ante Godoy Cruz, esta vez en el Estadio Monumental.

¿Apruebas el cometido de Jorge Almirón en Colo Colo?

¿Apruebas el cometido de Jorge Almirón en Colo Colo?

YA VOTARON 0 PERSONAS