El viaje de Colo Colo para enfrentar a Fluminense tuvo más de una dificultad. Es que, además de estar encima del regreso de Chillán a Santiago posterior al encuentro ante Ñublense, el plantel viajó en un vuelo chárter que tuvo que hacer una escala técnica en Asunción para cargar combustible. Esto, significó que un vuelo que debiese demorar alrededor de cuatro horas, tuviera una duración de casi seis.

Para el regreso, la misma historia. Tras el compromiso ante el Flu, el plantel llegó hasta el aeropuerto para abordar el chárter que, otra vez, haría una parada en Paraguay. Así, el regreso a Santiago se dio en horas de la mañana del miércoles, aunque con un pasajero menos. Es que, a diferencia de la ida, entre los ocupantes de la aeronave, no estaba Alfredo Stöhwing, presidente de Blanco y Negro.

Esto no causó mayores problemas. El mandamás de la concesionaria se quedó en suelo carioca realizando algunas reuniones, por lo que volvió horas más tarde. Así, tomó un avión comercial, en el que el trayecto fue mucho más corto de lo que demoró el plantel.

Fue Cooperativa Deportes el que pudo divisar al presidente de la sociedad anónima abordando, presuntamente, en clase ejecutiva. Sin embargo, al interior de ByN aseguran que sólo se trató de un vuelo comercial y no ocupó lugares de privilegio en la aeronave.

Alfredo Stöhwing se defiende por las diferencias de vuelo con el plantel de Colo Colo

Luego del episodio, Bolavip Chile se puso en contacto con el dueño del máximo sillón de Blanco y Negro para que diera a conocer su versión de los hechos. Lejos de entrar en una polémica, Stöhwing explicó que viajó “a Brasil en el mismo vuelo con los jugadores. Al regreso, me vine en un vuelo más tarde, en la noche, pagado por mí, porque tenía que asistir a un par de reuniones allá. Tan simple como eso”.

Esta situación se da justo en tiempos donde Blanco y Negro vive días agitados. La renuncia de Eduardo Loyola obligó a elecciones para elegir un nuevo directorio y la presidencia de Alfredo Stöhwing pende de un hilo. De todos modos, el empresario ya advirtió que irá por una reelección y que no piensa en una posibilidad de que Aníbal Mosa presida la concesionaria.

¿Cuándo son las elecciones de Blanco y Negro?

Tras la renuncia de Loyola, se deberá elegir a un nuevo directorio en la Junta Ordinaria de Accionistas. Dicha reunión se llevará a cabo el día 26 de abril y se escogerán a los nueve dirigentes para un nuevo periodo a la cabeza del Cacique. Así, los elegidos, llevarán a cabo su primera reunión de directorio en la que podrán nombrar al presidente y vicepresidente de Blanco y Negro.