Cuando se recuerdan los momentos de Matías Fernández en su carrera, es imposible no pensar en lo que fue el año 2006. Su brillante rendimiento en aquel equipo dirigido por Claudio Borghi, lo llevó a ser elegido como el mejor jugador del continente en aquel año.

Pasaron los años, Matías hizo una linda carrera y el cariño del hincha colocolino jamás se fue. Durante sus años en Europa se ganó el cariño de prácticamente todos sus compañeros. Cada vez que alguien es consultado por Matías, todos se toman un tiempo para expresar la enorme persona que ha sido siempre el 14.

En el fútbol y en la vida, hay momentos buenos y otros no tanto. Matías regresó a su hogar a comienzos del año 2020. Aquel año o más bien, aquella temporada, no es recordada con mucho cariño. La pandemia y la larga inactividad del fútbol, marcaron aquel año. Una vez que el balón volvió a rodar, Colo Colo vivió uno de los momentos más críticos en su historia.

Derrotas tras derrotas provocaron que, de manera increíble, el elenco más grande del país haya tenido que luchar por la permanencia en la categoría de honor de nuestro fútbol chileno. Finalmente, el Popular lograría la misión y en una temporada con pocos minutos y con un bajo rendimiento, Fernández terminaría partiendo y le pondría un cierre a un segundo ciclo que estuvo muy lejos de lo esperado.

La amistad de Julio Barroso y Matías Fernández

Si bien dentro de la cancha lo exhibido por el 14 no fue lo que todos queríamos, fuera de la cancha dejó su sello. Ya con más experiencia, Mat14s se alzó como uno de los jugadores más respetados del equipo y su personalidad marcó a los más jóvenes de aquel plantel.

Uno que era parte del equipo y formó una amistad muy cercana con el cra’, fue el defensor central Julio Barroso. El querido Almirante estuvo presente en la jornada de ayer en el Estadio Monumental y pese a solo haber coincidido por un año, expresó su cariño hacia el 14 de los blancos: “Con Mati compartimos mucho la vida cristiana. Creo que eso te fortalece a hacer una amistad pura y sincera. Compartíamos en las concentraciones y pese que haya sido breve, compartimos una gran relación. Con ese tiempo que tuvimos juntos, nos bastó para forjar nuestra amistad”, comentó.

A finales de este año, el actual defensor central del Everton de Viña del Mar le pondrá fin a su carrera como jugador profesional. Sin duda alguna, el equipo en donde más años se mantuvo y donde entregó un enorme rendimiento, fue en el Cacique. Al ser consultado por lo que significó volver al Estadio Monumental, Barroso no ocultó su felicidad: “Siempre es especial, por el cariño y por todos los momentos que hemos vivido. Seguramente será la última porque en diciembre cierro mi carrera”, aseveró.

Con el anuncio del fin de su carrera, la pregunta era obvia, ¿Le gustaría una despedida en el Estadio Monumental? A lo que Julio respondió: “No jajaj, eso es para los grandes. No sé si yo tengo la historia que tienen ellos. Yo soy feliz de ser un poquito parte de la historia. Creo que hay jugadores que son extraordinarios como Mati, Esteban y queda muchas despedidas pendientes. A veces uno por vergüenza no cae en todo el cariño. Dios quiera que sigamos viviendo estos momentos”, cerró.

El paso de Julio Barroso en Colo Colo

A comienzos del año 2014 y tras ser campeón con O’Higgins de Rancagua, Julio Barroso fue el elegido para comandar la defensa del Cacique. El resto es historia. Fueron siete años en lo que el Almirante estuvo en Macul y su paso fue brillante. Tres Campeonatos Nacionales, dos Copa Chile y dos Supercopas de Chile, fueron los títulos que Barroso ganó en el Popular. Un paso sencillamente notable.

¿Consideras que Julio Barroso es ídolo de Colo Colo?

¿Consideras que Julio Barroso es ídolo de Colo Colo?

YA VOTARON 0 PERSONAS