Los Juegos Panamericanos Santiago 2023 marcaron un hito en nuestro país. Además de las históricas medallas logradas, el fútbol femenino dio que hablar por el segundo lugar alcanzado. Sin embargo, la final se vio empañada por la ausencia de arquera, debido a que Christiane Endler y Antonia Canales debían volver a sus clubes, por lo que Cote Urrutia tuvo que ponerse los guantes.

Así, tras disputar la final, Chile perdió por la cuenta mínima tras un golazo de tiro libre en que María José Urrutia nada pudo hacer. De hecho, la delantera del Cacique tuvo un par de grandes intervenciones evitando un marcador más amplio. Tras su actuación, la jugadora usó los micrófonos para enviar una amenaza que dejó a todos atónitos. Revisa la nota a continuación.

El oro no pudo llegar, pero la ovación de la hinchada no se demoró en saltar a la cancha. Así, una de las históricas jugadoras de nuestro país, abandonó el terreno de juego con vítores que, momentos después los cambiaría por duras críticas hacia los dirigentes por el tremendo y vergonzoso papelón que tuvieron que pasar.

En zona mixta, con el sabor amargo de la derrota, Urrutia enfrentó los micrófonos de la prensa apostada en el lugar y dejó en claro la posición de las jugadoras sobre el bochorno. Es que, según explicó la portera de la jornada, “hay molestia por todo lo que está pasando y no es con el cuerpo técnico, sino que con la gente que está más arriba”.

La amenaza de Cote Urrutia tras ser arquera en la final de Santiago 2023

La Cote no se quedó callada y siguió con su desahogo. Es que lo ocurrido rondará sus cabezas por mucho tiempo y, por lo mismo, señaló que “estamos todas muy molestas por lo que pasó. Hubo mucha gente que no nos tuvo fe, pero nuestras familias saben el esfuerzo que hemos hecho por llegar acá. Esta medalla es histórica y sólo es nuestra”.

Cuando terminaba sus declaraciones, vino la amenaza. María José Urrutia es una de las históricas de la Roja y, por lo mismo, tiene una importante jineta a la hora de hablar por sus compañeras. En ese sentido, dejó en claro que ya están “cansadas. Llevamos años luchando por esto y que se vuelva atrás cansa y aburre. En cualquier momento se irán muchas más jugadoras de la selección”.

Desde la ANFP tratan de explicar su negligencia

Luego del papelón administrativo, el presidente de la Federación y de la ANFP, Pablo Milad, entregó unas cuestionables declaraciones. Es que, a pesar del cargo que ostenta, aseguró que “uno no puede estar metido en todo, si uno es el presidente. Acá hay responsabilidades y estamos conscientes. Esto fue un bochorno y lo reconozco. Tenemos que mejorar y hacer responsable a quien provocó esto, porque quizás el resultado hubiera sido otro”.

Tengo que tomar la responsabilidad como presidente de la Federación primero, por la responsabilidad del cargo. Pero hay equipos especializados que se dedican a trabajar exclusivamente para planificar toda la logística de los equipos, partiendo por el gerente de selecciones, el jefe técnico del fútbol femenino y el técnico. Cada uno cumple una función”, cerró.

Más allá de que el propio Milad endosa cierta responsabilidad a Luis Mena, técnico de la selección chilena, las jugadoras del plantel se han encargado de respaldar sus decisiones, apuntando los dardos, directamente, a los altos mandos de la federación.