Colo Colo está viviendo complejos tiempos de cambios a nivel dirigencial con la salida de Edmundo Valladares de la presidencia de Blanco y Negro y de Edison Marchant de la vicepresidencia, quienes dejaron sus cargos a disposición al no tener el apoyo al interior de la concesionaria para seguir al mando del Cacique.

La guerra egos y por el poder se hicieron lamentablemente presente en esta pasada, con varios movimientos orquestados por Aníbal Mosa en su afán de recuperar el terreno perdido durante el último año al interior de Blanco y Negro.

El propio Valladares analizó en extensa charla con ESPN esta situación vivida en el Cacique, donde cuestionó los tristes manejos en Colo Colo y lucha por el poder que finalmente le hicieron dar un paso al costado.

“Para nosotros más que los cargos lo más importante son los equipos de trabajo. Objetivamente no entendemos, más allá de los nombres, que se diga que se está haciendo un trabajo que ayudó a mejorar la institución pero no hubiera un apoyo para la vicepresidencia, que no se diera continuidad. No sabemos las razones objetivas para hacer un cargo así. Valoramos el apoyo del año pasado, que nos abre una oportunidad que supimos aprovechar de buena forma, pero se truncó en el camino y no entendemos por qué”, afirmó.

En ese sentido, ex ahora ex presidente de Colo Colo señaló que “cuando se habla de actos de grandeza… No estoy acostumbrado a lidiar con egos y personalismos. Si se habla de actos de grandeza, cuando Colo Colo protagonizó su peor campaña estuvimos disponibles para tomar el fierro caliente que nadie quería, después de estar a 90 minutos del descenso. Estuvimos cuando la institución lo necesitó (…) Buscamos pasar desapercibidos, que dejase de ser noticia el conflicto, la confrontación interna, que los protagonistas fueran los y las futbolistas de Colo Colo, dar un equilibrio que no se había logrado y resulta llamativo que se busque frenar el trabajo que estábamos haciendo como equipo. Nosotros respondemos a un trabajo colectivo y cuando sentimos que no están las garantías, creemos que debemos dar un paso al costado. No buscamos el poder por el poder, no nos interesa. Si no, nos quedábamos a todo evento y eso jamás será así”.

Sin embargo, Valladares evita hablar de una confabulación en su contra: “No quiero hablar de acuerdos contra el Club o Edmundo Valladares. Si no estuvo el apoyo que continuara este trabajo colectivo y de equipo que defendemos, la visión no es la misma, no hay un convencimiento de que lo que se está haciendo es lo correcto. Cuando eso ocurre, creemos que corresponde dar un paso al costado. Hicimos el mejor esfuerzo, pero se llegó a un punto donde mantener el poder por el poder no tiene ningún sentido (…) Estamos tranquilos, hicimos el mayor esfuerzo, tenemos 70 mil socios, Blanco y Negro más de siete mil abonados, su cifra más alta en la historia. Estamos tranquilos, si encontrábamos las garantías para seguir, no hubiéramos dado este paso al costado”.

“Lo que aún no se logra superar tiene que ver con esa visión antagónica que está instalada entre lo que es Blanco y Negro como administradora y el Club Social y Deportivo Colo Colo. Tratamos de romper esa lógica y no nos resultó, porque hay algunas cosas donde perdimos votaciones internas. Por ejemplo apostamos a que los abonos, que han sido exitosos, tuviesen descuento para socios y socias, para niñas y niños, tercera edad y no fue apoyado. Hubo algunas alzas de precio que no compartimos. No existía descuento para socios y socias. El contrato de concesión dice que hay que buscar hacer crecer la adhesión al Club y no logramos ese descuento. Finalmente, no logramos romper ese sentido antagónico, espero que a futuro se supere y Blanco y Negro entienda que el Club no es un enemigo, debe ser el mejor aliado. Quedan 13 años de concesión y debemos integrar los estamentos o no vamos a terminar de dialogar nunca”, concluyó.

A las 14:30 vía Zoom se debe elegir a un nuevo presidente y, luego de ver el descontento generalizado de los hinchas por este movida política de sacar al CSD, nadie se atreve a tomar el fierro caliente. Se viene un día clave en el Monumental.