Aunque los jugadores y dirigentes no han vuelto a negociar un reajuste salarial, este conflicto todavía está lejos de terminar y hoy se escribió un nuevo capítulo tras una reunión de la Dirección del Trabajo y algunos miembros del plantel.

Esto se dio en el marco de la denuncia de los futbolistas a través del Sifup contra Blanco y Negro, quienes reclaman por los 22 días trabajados correspondientes al mes de abril y que no han sido pagados.

Según detalla Radio ADN, los jugadores que llegaron a la indagación que busca comprobar la denuncia son Esteban Paredes, Pablo Mouche, Matías Fernández e Iván Morales, debido a la licencia médica que presentó por su lesión.

En el plantel del Cacique esperan que el ente fiscalizador sancione a la concesionaria obligándolos a pagar los 22 días trabajados durante el mes de abril, antes de que el club anunciara que se acogía a la Ley de Protección del Empleo.

Esta denuncia ya tiene dos etapas: la solicitud de antecedentes a los dirigentes de Blanco y Negro y el interrogatorio a los futbolistas.