Miguel Riffo fue un defensor que marcó época en Colo Colo, siendo uno de los defensores más importantes en ese mágico equipo adiestrado por Claudio Borghi entre 2006 y 2008, que logró ser el primer tetracampeón del fútbol chileno y además alcanzó una final continental en la Copa Sudamericana 2006.

El formado en casa tenía un estilo muy marcado a la hora de defender, donde además de destacar por su juego aéreo, siempre se las arreglaba para entregar una salida limpia desde el fondo y mostrando una técnica sobresaliente.

El propio Miguel detalló lo que fue ese juego en sus años como jugador, señalando en charla con DaleAlbo que es algo propio de los equipos como Colo Colo, donde salir a proponer es ley y hay que saber pararse bien lejos del arco propio.

Cuando llegué a Colo Colo por mi estatura los profes pensaron que debía ser defensor central, pero inicialmente me gustaba jugar más arriba, de 10 o de 9 en las pichangas. Pero me mandaron a jugar de defensa y jugué prácticamente toda mi vida ahí”, recordó Riffo.

En ese sentido, el formado en casa sostuvo que “siempre en los equipos más grades y populares está la obligación de ser protagonistas. Eso desde muy chico se adquiere en Colo Colo, lo que significa que como defensor debes pararte más arriba, a 40 metros del arco y con mucho espacio atrás. Debes prepararte bien en la parte táctica, en los tiempos y en la comunicación con los compañeros”.

“Uno se tiene que adaptar y jugar con esa mentalidad. Nunca fue un problema, a mí me acomodó porque siempre disfruté tener el balón en los pies. Afortunadamente en Colo Colo me fue bien jugando así”, agregó.

Para cerrar, el formado en casa declaró que “pasé por todas las categorías de Colo Colo y afortunadamente me fue bien. Tuve una muy buena formación, con muy buenos profesores. Creo que lo más importante, más allá del trabajo mismo y la parte técnica, algo muy importante en mi formación es que desde muy niño forjamos esa mentalidad ganadores. Teníamos la obligación de ganar cada partido y cada torneo, y eso a la larga se ve en el primer equipo”.

Miguel Augusto Riffo Garay jugó en el Cacique entre el 2001 y 2010 la no despreciable suma de 244 partidos, anotando 10 goles con la camiseta alba. En Colo Colo ganó siete títulos nacionales, siendo uno de los defensas formados en casa más laureados en nuestra historia.