Colo Colo es por lejos el club más popular de Chile. Desde su fundación atrajo la mirada de los hinchas por su fútbol, su historia y la identidad que generaba desde nombre, vestimenta, hasta su insignia. 

Al momento de buscar el nombre del club se buscó rescatar la tradición chilena. Fue así como Luis Contreras, uno de los fundadores y futbolista del club, propuso el nombre; a la hora de buscar un uniforme apuntaron al blanco y el negro que representan la pureza y la seriedad de los procesos

La insignia no podía estar lejana a esta tradición, por lo mismo, decidieron que los colores de Chile tenían que estar incluidos en esta. Así se llegó al primer logo del club construido en 1925. Escudo que ha ido cambiando a lo largo de los años. En 1937 se le sumó el fútbol club, en el 47 tiene pequeñas modificaciones, para en 1950 llegar al Cacique araucano que está presente hasta la fecha. 

Sin embargo, el Cacique también ha tenido modificaciones: en 1973 se acentuaron las características mapuches y el pelo fue más largo; en los 90 se retocó el perfil, con el objetivo de presentar una figura más moderna. Inclusive en 1992 cambiaron los colores del fondo de la insignia, sacando el azul y dejando los bordes negros, insignia que duró solo una temporada para luego volver a los colores tradicionales. 
 

Hoy, el diseñador Francisco Escudero, propone un nuevo cambio en el emblema albo. El proyecto denominado, Rebranding insignia de Colo Colo, propone tres aspectos importantes: rediseñar al Cacique a una versión inspirada en los escudos antecesores, con una estética más similar a la de los araucanos; modificar la Tipografía para que esta sea más equilibrada con una visual estilizada y ajustar la estructura general de la insignia en busca de un mejor equilibrio e iconicidad del contorno. 
 

 

Cabe recordar, que es una iniciativa personal del diseñador y no es una situación que se esté evaluando en la dirigencia del Club.