Colo Colo está cerca de dar un gran golpe mediático en este mercado de pases de mitad de temporada. Marco Rojas, el “Kiwi Messi” del otro lado del mundo, está cerca de ser el segundo refuerzo de los albos tras la llegada del atacante argentino Diego Bouzat desde Vélez Sarsfield.

Rojas nació el 5 de noviembre de 1991 en Hamilton, Nueva Zelanda, y es hijo de Rodi Rojas, chileno que dejó el país por el exilio de su familia durante la dictadura de Augusto Pinochet en la década de los 70 y 80.

Es por esto que el jugador, que puede desempeñarse como extremo por izquierda o volante creativo, ha defendido los colores de la selección neozelandesa en todos estos años, siendo un hombre fijo en las diferentes competencias que disputan los All Whites.

Marco inició su camino en la selección de Nueva Zelanda con en el equipo Sub20, donde jugó siete encuentros y anotó cuatro goles, siendo dos ellos en el Mundial Sub20 del 2011 en Colombia, en los partidos ante Uruguay y Portugal. En esa cita los Kiwis terminaron terceros de su grupo con dos puntos, sin poder avanzar a los octavos de final.

Además, fue uno de los 18 jugadores juveniles que representaron a Nueva Zelanda en los Juegos Olímpicos de Londres 2012, donde su equipo pudo rescatar un empate 1-1 en la fecha 2 ante Egipto.

Ya en la adulta ha jugado 49 compromisos y convertido ocho goles, ganando la Copa de las Naciones de la OFC en el 2016 y posteriormente jugando la Copa FIFA Confederaciones de Rusia 2017, certamen que también jugó Chile de la mano de Juan Antonio Pizzi.

Lamentablemente a sus 30 años todavía no ha podio darse el gustito de jugar un mundial adulto, aunque ha estado cerca. Para Brasil 2014 cayó ante México en el Repechaje, resultado que se repitió rumbo a Rusia 2018 al perder la llave ante Perú.

Para Qatar 2022 estaba en la lista de citados que iba a jugar por un cupo mundialista ante Costa Rica, pero un contagio de covid-19 lo sacó de competencia, su equipo perdió y para más remate, estuvo una semana en cuarentena en Doha, donde se jugaba el partido.

Esta historia podría cambiar para el proceso rumbo al Mundial del 2026, ya que Oceanía por fin tendrá un cupo entero de clasificación tras varios años teniendo uno y medio, lo que obligaba al ganador de su eliminatoria a jugar un repechaje ante una selección de otra confederación.

Una interesante carrera que se pondrá a prueba en Colo Colo si las negociaciones llegan a buen puerto. Gustavo Quinteros ya dio el visto bueno y todo apunta a que Rojas será el segundo refuerzo del Cacique de cara a la segunda parte del 2022.