La disputa en el directorio de Blanco y Negro por parte de dos bloques muy marcados es una historia de nunca acabar, y este miércoles sumó un nuevo triste capítulo donde el más afectado termina siendo Colo Colo.

Aníbal Mosa, parte del bloque que lleva su propio apellido, criticó duramente al bloque opositor (de Leonidas Vial) por la venta de Damián Pizarro y por cómo se está conformando el plantel. El presidente de la concesionaria, Alfredo Stöhwing (bloque Vial) no demoró en contestarle y lo hizo duramente una vez finalizó la reunión en la Casa Alba.

Primero le entró fuerte por el protagonismo que ha tomado el director albo, sobre todo desde la llegada de Arturo Vidal, refuerzo que se lo atribuyó junto al Club Social y Deportivo Colo Colo.

“En general trato de evitar las polémicas porque le hacen mal al club, pero en esta ocasión como ha dicho bastantes cosas, no me llama la atención porque Aníbal Mosa tiene una obsesión por llegar a ser presidente del club, y todos los años a esta altura empieza una campaña para tratar de hacerse popular con opiniones bastante desafortunadas con miras a abril (junta de accionistas), así que no me extraña desde ese punto de vista”, expresó Stöhwing en una primera parte.

La crítica de Stöhwing a las gestiones de Mosa

Alfredo Stöhwing no se detuvo con sus dardos a Aníbal Mosa, y expuso públicamente un dato sobre las pérdidas de su opositor cuando fue presidente de la sociedad anónima en más de una ocasión.

“Lo que sí me extraña poderosamente es alguien que protagonizó una de las peores administraciones en la historia del club, que perdió alrededor de 15 millones de dólares en su presidencia, todavía estamos tratando de pagar eso y haciendo un esfuerzo con mucho silencio para recuperar las finanzas del club”, disparó.

Atribuyó esos 15 millones de dólares como uno de los motivos por los que el Cacique no se ha reforzado de buena manera en el último tiempo: “La principal razón por la que no podemos acceder a refuerzos mayores es por las pérdidas que tuvo Aníbal en sus periodos, que nos dejó en un hoyo con cerca de 15 millones de dólares que si los tuviéramos, podríamos hacer maravillas”.

Su última bala fue reservada para el año oscuro que tuvo el Cacique en 2020, cuando con Mosa a la cabeza el club estuvo cerca de descender, pero gracias a un gol de Pablo Solari se obtuvo la permanencia: “Con él estuvimos a punto de irnos a la Primera B. Hablar sobre cómo se deben hacer las cosas me parece que no tiene respaldo moral dado el análisis objetivo de sus presidencias“.