Colo Colo y Huachipato saltaron a la cancha del Estadio Nacional para dar vida a la temporada 2024 con la disputa de la Supercopa. El Cacique impuso sus términos en el terreno de juego y se puso en ventaja en el marcador con goles de Carlos Palacios y Arturo Vidal. Eso sí, el compromiso estuvo marcado por distintos incidentes en la galería norte, lo que obligó a suspender el cotejo a falta de un poco más de diez minutos para su finalización.

La desazón era evidente. Los futbolistas no entendían la situación y la postura era seguir jugando. Sin embargo, el comité de crisis de la ANFP actuó según sus protocolos y ordenó la suspensión del partido. Así, los protagonistas de la tarde partieron a camarines e hicieron abandono del estadio un par de horas después.

Ahora, la tarea es de la ANFP. Tal y como lo dejó en claro el gerente de ligas profesionales, Yamal Rajab, el directorio del ente rector del fútbol nacional deberá reunirse para definir el futuro de la Supercopa. Para aquello, los dirigentes tienen un plazo, el cual no puede exceder de 48 horas luego de finalizado el compromiso, por lo que se juntarán en horas de la mañana de este lunes 12 de febrero.

Los caminos a seguir son dos. En primer lugar, está la posibilidad de que el compromiso se reanude, sin público, y se jueguen los últimos minutos. No obstante, dicha opción se complica, toda vez que Huachipato ya está en Talcahuano y las fechas se comienzan a acotar. Por otro lado, la otra alternativa que tiene la ANFP, es dar por finalizado de manera definitiva el cotejo, dándole el título a Colo Colo.

La postura de Colo Colo tras la suspensión del partido

Daniel Morón, gerente deportivo de Colo Colo, habló con la prensa una vez terminado el lance en el Nacional y dejó en claro que se vivió una “deplorable. Creemos que esto no es lo que representa a nuestro club o lo que queda de nuestro club, pero también estamos abiertos a que este partido pueda continuar”.

“Los hechos de violencia no lo justificamos de ninguna manera, pero tampoco podemos pensar que por un hecho de violencia se tiene que dejar de jugar el fútbol. Sería una pésima señal dar por terminado el partido porque eso significaría que el día de mañana, cualquiera de los equipos que va ganando, vuelva nuevamente a cometer un desmán para tener el objetivo de los puntos”, complementó.

El Loro, además, consignó que la postura de Huachipato es similar, ya que “entienden que sería una pésima señal dar por terminado el partido porque eso significaría que la violencia nos está ganado”. Sin embargo, el hecho de que Huachipato haya viajado rumbo a Talcahuano, complica la posible reprogramación del partido.

¿Quién decide el futuro de la Supercopa?

Cabe consignar y destacar que la decisión de lo que ocurra con el duelo entre Albos y Huachipato, es de exclusiva responsabilidad del directorio de la ANFP, no del Consejo de Presidentes. Así, será la cabeza orgánica de Quilín, comandados por Pablo Milad, los que definan si se juega o no lo que queda de cotejo.