La Supercopa entre Colo Colo y Huachipato está lejos de terminar. Es que, además de quedar minutos pendientes dentro del terreno de juego, fuera de éste siguen las consecuencias tras los serios incidentes que se produjeron en el sector norte del Estadio Nacional. El enfrentamiento entre barristas, seguridad privada y Carabineros fue álgido y resultó con varios daños a la infraestructura del coloso de Ñuñoa.

Las críticas van a las autoridades de la ANFP por suspender el encuentro cuando faltaban un poco más de diez minutos. Es que en el entretiempo del compromiso hubo una batalla campal, la cual finalizó tras la intervención de algunos jugadores. Sin embargo, todo terminó anticipadamente y con declaraciones cruzadas entre los actores de aquella bochornosa tarde.

Ya en la previa del compromiso, hubo un llamado de alerta. La autoridad rebajó el aforo permitido de 45 a 35 mil personas, producto de la baja en la dotación policial debido al combate de los incendios forestales en la región de Valparaíso y por el contingente desplegado en el funeral del expresidente Sebastián Piñera. De hecho, Carabineros de Chile realizó una advertencia drástica días antes de la Supercopa, ya que, según su informe, el partido no se debía jugar.

Así lo dio a conocer La Tercera, quien detalla la comunicación del cuerpo policial a los organizadores y a la delegación presidencial. Según el medio citado, “el jueves pasado, Carabineros propuso la idea de suspender el encuentro debido al peligro que suponía. De entrada, avisó que no contaba con el contingente policial necesario para cubrir el evento por los diferentes episodios en los que estaban desplegados a lo largo del país”.

Carabineros advirtió que no se podía jugar la Supercopa

Junto con lo anterior, había cuestiones logísticas importantes que solucionar. Por ejemplo, Carabineros se comunicó con la delegación presidencial para advertir que “Santiago 2023 no había hecho entrega de la totalidad del recinto; que todavía existían múltiples trabajos pendientes en el Parque Estadio Nacional; que no todas las cámaras de seguridad no funcionaban y que estaba en curso un proceso administrativo de certificación”.

Lo anterior, se suma al hecho de que las vallas que separaban la galería de la pista atlética estaban amarradas únicamente con un alambre, cuestión que facilitó el uso de éstas como puente para saltar al recortán y provocar los desmanes. Es que, además, las rejas no estaban fijadas de manera correcta en los bloques de cemento, los cuales fueron usados como proyectiles durante toda la tarde.

La respuesta de la ANFP a los detalles de la seguridad en el Colo Colo vs Huachipato

Desde la entidad que tiene sede en Peñalolén, aseguraron a La Tercera que se “agregaron cuatro cámaras de seguridad. Además, dos de ellas habían sido instaladas en la cancha por ellos mismos, y eso permitió aprobar el encuentro, y que en la reunión del viernes las dificultades se centraron principalmente en la falta de dotación policial”.

Por otro lado, Felipe de Pablo, gerente de operaciones y seguridad del ente rector del fútbol nacional, posterior al partido, declaró que “todos los dispositivos de seguridad se cumplieron a cabalidad. Aumentamos las dotaciones de la planificación; el estadio en su completo ingreso funcionó sin problemas, las 32 mil personas ingresaron de manera expedita; los sistemas perimetrales funcionaron bastante bien. Desgraciadamente los hechos en un sector focalizado de la galería norte terminaron con la suspensión del encuentro”.

Así, el partido por el primer título del año se sigue disputando. El directorio de la ANFP decidió jugar los minutos restantes de la Supercopa en fecha por definir, cuestión que aprieta más el calendario del fútbol chileno que ya suspendió algunos partidos en la primera fecha del Campeonato Nacional y que, más encima, se puede ver afectado por el paro del Sifup.

¿Estás de acuerdo con que se jueguen los últimos minutos de la Supercopa?

¿Estás de acuerdo con que se jueguen los últimos minutos de la Supercopa?

YA VOTARON 0 PERSONAS