No caben dudas de que Arturo Vidal ha dejado huella en cada club donde jugó, ya sea por su innegable calidad como futbolista, que a sus 33 años aún lo tiene jugando en la élite con el Inter de Milán, así como también su personalidad que lo ha convertido en un jugador importante en los vestuarios.

Simone Padoin, mediocampista italiano de 36 años que dejó hace poco la actividad, fue compañero del King en la Juventus y reveló imperdibles anécdotas en conversación con Cronache di Spogliatoio.

"(Arturo) Vidal era un loco total. Tengo las mejores anécdotas sobre él. Cuando salíamos en nuestros ratos libres teníamos guardaespaldas mirándonos. No podíamos salir y él siempre encontraba trucos para evadir la seguridad y moverse. Una vez se escondió en un armario y luego en las escaleras solo para escapar", contó.

Además, dio detalles sobre la reconocida pasión del volante formado en Colo Colo por la hípica, algo que incluso, contagió a sus compañeros de equipo.

"Tiene un establo en casa. Íbamos a cenar a las 8 en nuestro rato libre, Vidal siempre llegaba al ras y se sentaba a la mesa con el teléfono a ver las carreras de sus caballos. Y nos agrupamos para seguirla con él. A menudo ganaban", agregó.

Para finalizar, contó como Vidal sacó de casillas a otro ex compañero suyo en la Vecchia Signora, Marco Storati.

"Cuando regresó al vestuario (Storati) estalló de rabia. Nuestra nutricionista nos hizo buscar jarras llenas de frutos secos para beber para hidratarnos. Una vez que las tomó, Arturo se las quitó y luego mojó toda la ropa con frutos secos derretidos", completó el ex volante.