En un partido muy desgraciado, donde no ha salió nada, se perdió a dos jugadores por lesión y se terminó jugando con 10, la selección chilena sucumbió por 2-0 ante Ecuador en San Carlos de Apoquindo por la jornada 14 de las Eliminatorias Sudamericanas. 

A los nacionales les costó hacer pie desde los primeros minutos, donde el Tri apretaba y recuperaba muy rápido la pelota para hacer daño. Fue así como llegó la apertura de la cuenta mediante Estupiñán, quien recibió un balón desde la derecha de Ángel Mena que no pudo ser bien despejado por la defensa y fusiló a Claudio Bravo a los 8’ con un tremendo disparo.

La Roja quiso reaccionar, pero las cosas se pondrían más feas, ya que a los 13’ Arturo Vidal fue expulsado por roja directa. El King intentó controlar un centro levantando la pierna, pero fue muy fuerte contra el rostro de un rival, por lo que el juez Rapallini no dudó en mandarlo a las duchas.

El equipo de todos lo seguía pasando mal y a los 18’ Michael Estrada se mandó hasta el área, pero el achique de Bravo impidió un nuevo festejo ecuatoriano. Para colmo, Eugenio Mena salió lesionado a los 25’ en una ofensiva chilena, por lo que fue reemplazado por Gabriel Suazo.

Chile batalló y tuvo su única ocasión tras un tiro libre servido por Alexis, quien centró al área y un rebote le quedó a Eduardo Vargas, quien quiso fusilar a Domínguez, pero elevó. Todo se puso mucho más cuesta arriba cuando Alexis Sánchez también tuvo que salir por lesión, siendo sustituido por Jean Meneses y Martín Lasarte también apostó por el ingreso de Marelino Nuñez en lugar de un discreto Diego Valdés.

Sin embargo, con los cambios el panorama no cambió, la Roja no se generó ocasiones y pudo caer el segundo visitante luego de una pérdida de Gary Medel en la salida, pero que afortunadamente no fue bien definida por Ángel Mena.

El complemento no empezó mejor y los visitantes tuvieron un tiro libre muy peligroso que fue ejecutado por Mena, pero Claudio Bravo con una volada notable evitó la inminente caída de su portería. Chile intentaba generarse espacios para atacar y tras varios toques, Claudio Baeza probó, pero su remate se fue por arriba del travesaño.

La Roja batallaba con lo que podía, teniendo un desborde muy interesante de Suazo que eludió a dos rivales, pero su centro no pudo ser conectado por Vargas. A Chile no le alcanzaba para llevar mayor peligro a Domínguez, salvo por un derechazo curvado de Baeza que el meta ecuatoriano pudo atrapar sin problemas. Por su parte, la Tricolor seguía haciendo daño con la velocidad de sus punteros, aunque sin mucho apuro, aprovechando su ventaja numérica y en el marcador.

Martín Lasarte apostó por mover el tablero para ser más directo y puso a Joaquín Montecinos por Baeza y el hombre de Audax se vio muy intenso. Sin embargo, la más clara fue nuevamente de Ecuador en los pies de Estrada, quien increíblemente falló en la entrada del área chica y su remate se fue desviado.

El esfuerzo de jugar con 10 casi todo el partido no alcanzó y Moisés Caicedo puso la lápida definitiva con un remate ajustado al que no pudo llegar Bravo a los 94'. Una derrota que duele por la forma, la mala fortuna y también por no poder aprovechar una inmejorable posibilidad de afirmarse en puestos de clasificación por los resultados adversos de varios rivales directos.