Un verdadero fracaso fue la temporada 2023 para Colo Colo, ya que su primer equipo masculino no llegó lejos en competencias internacionales, perdió el título a manos de Cobresal y Huachipato, e incluso no ganó la Supercopa ante el recién ascendido Magallanes. Por los mencionados resultados deportivos, sin contar por ejemplo los problemas en el Estadio Monumental como la cancha o la seguridad, los dardos apuntan mayoritariamente a Blanco y Negro.

La sociedad anónima posee los activos del fútbol profesional de Colo Colo, entre ellos el primer equipo que entrena Gustavo Quinteros. Por el bajo rendimiento de la mayoría de los 11 refuerzos que se trajo en la temporada, la responsabilidad mayor recae sobre la dirigencia, sin restar culpa al director técnico y los propios futbolistas.

Sin embargo, para que el Cacique sea administrado por la corporación del club que fundó David Arellano, el Club Social y Deportivo Colo Colo, deben pasar 12 años ya que el contrato con la concesionaria expira en el año 2035.

El documento oficial que publicó Ciper Chile, el que le otorga el control de los activos del club a Blanco y Negro, se suscribió el año 2005, con una duración de 30 años. Además, se estipuló que no se puede romper el vínculo antes de tiempo, y sólo podría realizarse en caso que la sociedad anónima se declare en quiebra.

¿Cómo llegó Blanco y Negro a Colo Colo?

En primer lugar, hay que recordar brevemente por qué Blanco y Negro es la actual administradora de Colo Colo desde hace 18 años. Como el año 2002 se decretó la quiebra del Club Social y Deportivo Colo Colo, por una deuda cercana a los 30 millones de dólares, se comenzó a trabajar en el Estado la Ley de Sociedades Anónimas Deportivas (Ley 20.019), promulgada finalmente en mayo de 2005.

Luego, la recién creada Blanco y Negro S.A. se hizo cargo de la deuda con los acreedores, y salió a la Bolsa de Comercio con millones de acciones a la venta. Con aquello se evitó el remate total de los activos del club, como por ejemplo el Estadio Monumental, aunque aún se mantiene una deuda con el fisco que se paga año a año con las utilidades de la empresa.

¿Qué pasará cuando la concesionaria deje el club?

Ahora bien, una vez llegue el año 2035, la concesionaria debe tener pagado el total de la deuda con el Estado, para que así el control del club pase nuevamente al Club Social y Deportivo Colo Colo y no se extienda el contrato de concesión.

Al menos en la sociedad anónima planean que eso suceda en ese año. Carlos Cortés, director de ByN, conversó en mayo de este año con radio ADN, y expuso que “prefiero que Colo Colo no se endeude más. Lo que hay que hacer es llegar al 2035 con la deuda pagada para que cuando entreguemos la concesión al Club Social y Deportivo, se entregue con estadio nuevo y con la deuda pagada. Eso es lo que corresponde”.