Colo Colo logró su primer objetivo de la temporada al proclamarse campeón de la Supercopa de Chile. Los albos se impusieron a Universidad Católica por 2-0, en un partido que mostraron superioridad de principio a fin.

Uno que vivió de manera especial la jornada fue Iván Morales, quien dejará el club tras ser vendido al Cruz Azul, elenco que comprará su pase. El atacante llegó hasta el Ester Roa Rebolledo como un hincha más para aprovechar de despedirse de sus ahora ex compañeros y estalló en lágrimas al momento de la premiación.

El Tanquecito estuvo en la cancha y recibió una medalla en sus últimas horas como jugador albo. Visiblemente emocionado, habló con TNT Sports sobre el momento que vivió en Concepción antes de volver a integrarse a la selección chilena.

"Era importante para mí estar con mis compañeros, con Colo Colo, se dio que salimos campeones. Súper emocionado", comenzó el ariete de 22 años.

"Mi sueño siempre fue jugar en Colo Colo, se dio así, estuve cinco años en el plantel, cinco en las inferiores, son 10 años, es difícil despedirse e irse, pero estoy contento. Me va a ayudar en lo deportivo, en lo profesional. Creo que me voy bien y con Colo Colo en el corazón", agregó sobre su traspaso al Cruz Azul de México.

Asimismo, el delantero dedicó emotivas palabras para los hinchas, especialmente por el respaldo que recibió en momentos complicados de su vida. "Colo Colo me formó como persona, como jugador. Al hincha decirle que estoy agradecido, me apoyaron en los momentos más importantes, en los más dolorosos, siempre estuvieron ahí. Voy a estar agradecido toda la vida. Es triste, es penoso después de tanto tiempo, pero súper agradecido", valoró.

Ahora Iván Morales se integrará a los trabajos de la selección chilena en Calama para enfocarse en los próximos partidos eliminatorios contra Argentina y Bolivia.