Justo Villar debe ser uno de los buenos arqueros que han pasado por el pórtico de Colo Colo, siendo una verdadera muralla en sus años bajos los tres palos albos. Su promedio fue notable entre 2013 y 2017, ya que jugó 118 partidos y recibió 114 goles, es decir, promedió menos un tanto en contra por partido.

Hilando más fino, con el paraguayo en el arco el Cacique ganó 70 partidos, empató 22 y sufrió sólo 26 derrotas, lo que se traduce 65,3 por ciento de efectividad. Justo dejó la vara muy alta y podríamos decir que recién ahora, cinco años más tarde, Brayan Cortés está comenzando a llenar ese espacio.

Uno que recordó lo que fue trabajar con Villar en el Cacique fue Julio Rodríguez, ex preparador de arqueros de Colo Colo y también formador de Claudio Bravo, quien en charla con DaleAlbo desclasificó lo fue tener al paraguayo en sus trabajos.

“Tuve la suerte de poder trabajar con Justo Villar en Colo Colo, con quien tuve una gran relación. A mí me llamó mucho su atención su forma de jugar, su forma de atajar, porque era un gato”, afirmó Rodríguez.

Pese a lo completo de Villar en su forma de trabajar, igual Julio pudo encontrar puntos para fortalecer su juego: “Al principio sabía que atajaba mucho, pero también vi que le hacían algunos goles que él podía evitar. Conversando con él le dije que en ciertas situaciones debía estar algunos metros atrás, lo trabajamos en los entrenamientos y, gracias a su experiencia, lo pudo ejecutar en los partidos”.

“Yo diría que eso le sirvió muchísimo. La posición del arquero ha cambiado con el tiempo, así como la velocidad del balón. Creo que Justo Villar es el mejor arquero que tuve en el fútbol profesional, además de ser una gran persona”, agregó “Hulk”.

Para finalizar, Rodríguez avisó que “todos los arqueros pueden mejorar, incluso los de más trayectoria. Hay que sacer conversar con ellos, saber llegarles. Cuando los arqueros se dan cuenta que su entrenador o preparador saben del tema, ellos van a confiar en lo que ellos dicen”.

Justo Villar en cuatro años en el Cacique ganó dos torneos nacionales (Clausura 2014 y Apertura 2015) y la Copa Chile 2016.