La selección chilena está a pocas horas de su estreno frente a Argentina por la Copa América, por lo que Martín Lasarte anticipó con optimismo lo que será este compromiso ante uno de los rivales más calados del continente.

“Cuando hay un respaldo, un período importante detrás, todo es más sencillo. No hemos tenido mucho tiempo de trabajo, sólo trabajamos un tiempito antes de las Eliminatorias, hablo con todo el grupo. Empezamos con una sensación más allá de los resultados, que quizás no grafican lo que hacemos, pero sentimos que pisamos en tierra firme”, dijo en conferencia de prensa.

Sobre las posibilidades de la Roja en el torneo, sostuvo que “nos ilusionamos con pelear, primero de pasar de fase y después el destino dirá, pero queremos hacer una Copa América que esté acorde con lo que ha sido Chile en su historia (…) Enfrentamos un grupo difícil, complicado. Argentina, Uruguay, Bolivia ya nos complicó, maneja bien lo que hace y Paraguay tradicionalmente es difícil. Es complicado hacer un análisis a priori, no lo veo tan claro quién pasará”.

Al momento de analizar a la Albiceleste, rival que enfrentó hace pocos días, reconoció que “debemos cuidarnos de todo, es obvio (ríe). Tiene muchos buenos futbolistas, para la cátedra debe ser de las favoritas. Pero tenemos confianza en hacer un buen partido. Tiene un peso relativo el tema de Eliminatorias. Venimos con un pensamiento distinto”.

Machete sorprendió con el llamado de jugadores muy jóvenes como Luciano Arriagada, Daniel González, Marcelino Nuñez, entre otros y tuvo que explicar los motivos para dejar a nombres de mayor experiencia.

“Dejamos jugadores que serán importantes en las Eliminatorias porque pensamos en traer chicos jóvenes para su formación, para que ganen terreno y que estén después. Por eso hablé de mixtura, de experimentados y jóvenes. La Copa América la usaremos de punto de apoyo para lo que venga después”, explicó.

Finalmente, respecto a toda la polémica en torno a la organización de este torneo, señaló que “ojalá que salga todo bien más allá de lo deportivo, que sea una fiesta. Es una pena el tema del público, la torcida a favor o en contra da fiesta y en Sudamérica aún no puede ocurrir. Pero que sea una fiesta y que lo ocurra en el campo de juego sea el espejo de lo que queremos los deportistas fuera de ella, amistad, fiesta, deporte, con moral, conducta y ecuanimidad. Ojalá así sea”.

“El deporte tiene un papel fundamental en la contingencia mundial, debemos ser ejemplo para la gente. El televidente, el lector, el radioescucha, el público te ve como una figura destacada, importante, algo que mucha gente querría hacer. Tenemos la obligación de marcar pautas, conductas, mostrar con hechos lo que a todo el mundo se le pide. Ojalá seamos capaces de hacerlo bien”, cerró.