La tarde del 13 de abril de 2014 quedará marcada en la memoria colectiva del hincha de Colo Colo como el día en que por fin regresaban las alegrías al Estadio Monumental, con la obtención de la tan esperada estrella 30 de nuestra historia.

El Cacique se consagraba campeón después de cuatro años sin títulos y varias temporadas discretas, donde además tocó ver como en la vereda de enfrente celebran no solo a nivel nacional, sino que también nivel continental.

Ese Clausura 2014 marcó la explosión definitiva de Esteban Paredes como ídolo del club, quien volvió desde México para ser campeón y goleador. Además, jugadores como Julio Barroso, Justo Villar y Jaime Valdés comenzaron a construir su historia en el Cacique, esa que los tiene ahora como ídolos para varios hinchas de Colo Colo.

Con Héctor Tapia como entrenador y con elementos importantes como Gonzalo Fierro, Emiliano Vecchio, Esteban Pavez, Felipe Flores, Claudio Baeza y José Pedro Fuenzalida, el Cacique volvió a gritar campeón después de años de amarguras y tristezas con un equipo que simplemente no daba el ancho.

La obtención del título se daría ante Santiago Wanderers con tres fechas de antelación, ganando ante un Monumental repleto con un solitario gol de Felipe Flores antes del término de la primera mitad.

El equipo se sabía casi de memoria en ese semestre, con Justo Villar en el arco; Gonzalo Fierro, Christian Vilches, Julio Barroso, Luis Pavez en defensa; Esteban Pavez, Jaime Valdés y Emiliano Vecchio en el mediocampo; José Pedro Fuenzalida, Esteban Paredes y Felipe Flores en el ataque. Además desde la banca fue importante el aporte de Sebastián Toro, Claudio Baeza, Mathías Vidangossy y Juan Delgado.