Hace pocos instantes comenzó la última reunión de directorio de Blanco y Negro antes de la junta anual de accionistas, donde se produjo la renuncia de Paul Fontaine, miembro del bloque de Aníbal Mosa, como director de la concesionaria, lo que obliga a llamar a nuevas elecciones en abril.

Pese al buen momento institucional y deportivo de Colo Colo desde que el directorio es encabezado por Edmundo Valladares, desde el sector del empresario puertomontino preparan una jugada para volver a la presidencia, la cual dejó hace 11 meses tras la desastrosa campaña que casi condena a los albos a perder la categoría por primera vez en su historia.

Para volver al sillón de Blanco y Negro, Aníbal Mosa necesita cinco votos y actualmente sólo tiene tres, por lo que la última palabra la tienen en el bloque que lidera Leónidas Vial (cuatro directores).

En los próximos días habrá que ver cual es la carta que presentará el empresario de origen sirio para ser elegido presidente y quien será el director que reemplace a Paul Fontaine en la mesa de la concesionaria.

Cabe recordar que durante la administración de Mosa, los albos vivieron la peor campaña de su historia, en las que se tomaron polémicas determinaciones que dejaron la imagen del club por el suelo y no estuvieron a la altura de una institución que ganó un enorme prestigio.

Asimismo, Colo Colo sufrió millonarias pérdidas económicas, dejando al club en un delicado estado financiero y también protagonizó lamentables disputas públicas con otros dirigentes.