El tema de los aforos es un problema que, todavía, no tiene solución en nuestro fútbol. Pese a los diversos intentos y gestiones que ha realizado, principalmente, Colo Colo, desde la autoridad sanitaria no han dado muestras de querer modificar la medida.

Si bien se han abierto a conversar la situación, dejan todo a la espera de las evaluaciones epidemiológicas. Pero el problema no es ese. Tal como lo ha señalado Gustavo Quinteros, Alfredo Stöhwing y los jugadores del Cacique, todo radica en las diferencias que se hacen con otros eventos y espectáculos masivos.

Bares, malls, supermercados y hasta recitales en espacios cerrados se dan con un aforo notoriamente mayor al permitido en los estadios. 10 mil personas dentro de los recintos deportivos es un claro castigo a equipos que gozan de un coloso con una gran capacidad, como lo es el Estadio Monumental, donde pueden entrar hasta 47 mil personas aproximadamente.

Y las diferencias no solo se dan con las distinas esferas en nuestro país. Es que, en los países vecinos, las flexibilizaciones en los estadios han sido notorias, incluso, llegando a un 100% de la capacidad de los distintos hogares de los clubes sudamericanos.

Por ejemplo, si nos remontamos al partido que jugó Flamengo vs Corinthians en el Estadio Maracaná, por Copa Libertadores, podemos ver un lleno total, en un coliseo que puede albergar casi 80 mil espectadores. Y si bien las restricciones en Brasil van a varias según el estado, en Sao Paulo, por nombrar uno, la limitación no es excesiva como en Chile, ya que se permite un 70% del aforo total del Morumbí (Sao Paulo), Arena Corinthians y Allianz Parque (Palmeiras).

En Argentina pasa algo parecido. El gobierno del país trasandino, dio la autorización para que los estadios estén al 100% de su capacidad. Así, partidos como el de Independiente vs River Plate, que se disputó la fecha pasada, pueden jugarse a tablero vuelto, agregándole un condimento importante al espectáculo. Y así fue en este compromiso que contó con un Libertadores de América - Ricardo Enrique Bochini, repleto de hinchas del Rojo.

En Perú el escenario es el mismo. Un Decreto Supremo dictado por la autoridad, permitió que los restaurantes, negocios y también los estadios, tengan un aforo total de su capacidad. Sin ir más lejos, el partido que disputó Colo Colo ante Alianza Lima en el país incaico, se jugó en un recinto repleto de hinchas.

De esta manera, la medida que rige en nuestro país sigue sin entenderse. Comparando con nuestros vecinos, Chile es el único que tiene una restricción tan severa en el fútbol, cuestión que va en contra del espectáculo, de las finanzas y, lo más importante, en contra de los hinchas que no pueden asistir los fines de semana a ver a su equipo favorito.