Colo Colo no sólo sacó cuentas alegres por su buen triunfo sobre Cobresal en El Salvador, sino que también por la gran participación de sus cadetes, mostrando que puede encontrar soluciones en los juveniles para sortear las ausencias o la no llegada de algunos refuerzos.

Nombres como Iván Morales, Bryan Soto, Daniel Gutiérrez o Jeyson Rojas han sabido responder a la confianza de Gustavo Quinteros y esto sin duda también pone felices a los hinchas, que hace rato exigen mayor participación de los jugadores de casa.

Pero no sólo los que siguen en el Monumental destacaron. Como es habitual en cada temporada, el Cacique tiene repartidos a muchos jóvenes a préstamo en distintos clubes, especialmente en Primera B, quienes buscan sumar roce al quedarse sin espacio en el plantel.

Y varios de ellos tuvieron un prometedor inicio como es el caso del delantero Alexander Oroz, quien se estrenó en el profesionalismo como titular en Deportes Iquique y anotó su primer gol. Llegó a los Dragones Celestes de la mano de Cristián Leiva, entrenador que lo conoce desde las selecciones juveniles.

Pero no fue el único jugador a préstamo que perforó redes en el ascenso, ya que Ethan Espinoza fue el encargado de darle el triunfo a Barnechea sobre Cobreloa en Calama con un buen zurdazo. El volante respondió a la confianza que le dio el ex DT albo Jaime Pizarro y que tuvo como titular al defensor Pedro Navarro, también cedido a los huaicocheros.

Otro que destacó en el inicio de la Primera B fue Misael Llantén, quien ahora cumple cesión en San Marcos de Arica. Fue la gran figura en el triunfo de su equipo por 3-1 en su visita a Magallanes, donde se matriculó con un doblete.

Una gran jornada para los jóvenes formados en el club, quienes esperan mostrar los frutos del trabajo en las series menores de los últimos años y en un futuro cercano, ser importantes en el plantel de Colo Colo.