Jorge Valdivia regresa a Colo Colo.
Colo Colo Jorge Valdivia

Colo Colo por sobre todo: El largo historial de desencuentros con Blanco y Negro que Jorge Valdivia deja atrás

Tras salir del club a finales de 2019, el Mago no se contuvo al momento de lanzar contundentes dardos a gran parte de la dirigencia y demandó a la concesionaria por dineros adeudados de su última extensión de contrato. El volante olvida esos episodios con la idea de ponerse por última vez la camiseta del club de sus amores en el peor momento de su historia.

escrito por
Sebastián Marcel

Jorge Valdivia regresa a Colo Colo.

Jorge Valdivia regresa a Colo Colo. (Foto: Agencia Uno)

Tras una complicada relación y cuando parecía que la posibilidad era imposible, Jorge Valdivia selló el acuerdo para regresar a Colo Colo, llenando de esperanzas a muchos hinchas que se encomiendan en el 10 para salvarse del primer descenso de la historia.

El Mago completará sus chequeos médicos durante esta jornada y posteriormente, será oficializado como nuevo refuerzo del Cacique. Sin embargo, sellar este acuerdo no fue sencillo debido a la tormentosa relación que el talentoso volante ha tenido con Blanco y Negro desde que decidieron no renovar su vínculo a finales de 2019.

“Las ratas se pisan la cola solos”, lanzó sin tapujos el ex seleccionado refiriéndose a Harold Mayne-Nicholls y Marcelo Espina. Esto tras las explicaciones sobre su salida que ambos directivos dieron en diferentes entrevistas.

Por estos dichos, Aníbal Mosa le respondió al Mago: "Me pareció una falta de respeto, pero es un tema pasado. Dimos vuelta la página, le deseamos que le vaya bien, es un jugador muy talentoso. No entiendo su molestia, para nada".

Pero las cosas no se detuvieron ahí, ya que el enganche puso una demanda en contra de Blanco y Negro por concepto de deudas por prestaciones laborales e incumplimiento de compromisos firmados. Allí exigió que se le debía dar la recaudación de partidos amistosos que nunca se realizaron.

Valdivia vuelve a Colo Colo
Jorge Valdivia regresa a Colo COlo / FOTO: Agencia Uno

Posteriormente, en medio de las fallidas negociaciones salariales con el plantel, el Mago fiel a su estilo, se lanzó contra las principales caras de la concesionaria. Emplazó a Marcelo Espina de “estar escondido” y “no dar la cara” y a Mayne-Nicholls le recordó que lo habían rechazado en la U.

Eso no fue todo, ya que Valdivia aprovechó de contraatacar en medio del conflicto legal de Blanco y Negro con Umbro, donde no se salvó ni Aníbal Mosa. "Que accedan a un pago menor, algún porcentaje que no recuperen más. Que Harold y Aníbal (Mosa) piensen que quizás la empresa tiene problemas para generar recursos, entonces deben negociar diferente ahora. Ellos dos entenderán muy bien esta situación".

El último desencuentro se dio tras la polémica con Matías Zaldivia, quien fue pasado por la isapre tras su grave lesión y no estaba recibiendo su salario. Allí el Mago repasó con munición gruesa al gerente general Alejandro Paul y nuevamente a Harold Mayne-Nicholls. “Ahí está uno de los verdaderos cánceres del club. El señor que firma el comunicado (Paul). Hay otros más y pasan piola".

“Hay uno que vive de lo que hizo hace 10 años al contratar a un entrenador exitoso, pero después no sé qué habrá hecho para estar en una institución tan grande. No entiendo (...) “¿Por qué tanta fuerza ese señor dentro de la institución? No entiendo nada para sustentarse en el tiempo. Además de ofrecerle amistad a algunos sectores del periodismo. No he visto pedir la salida de ese señor siendo igual o más responsable que el resto. Cola larga”, lanzó en clara alusión a Mayne-Nicholls.

Una largo historial de desencuentros que Jorge Valdivia deja de lado con el único fin de ayudar al equipo de sus amores en sus horas más críticas.

Comienza el último baile del Mago en el Estadio Monumental, donde espera ser la solución que Gustavo Quinteros necesita en el mediocampo y de esta manera, zafar del primer descenso de la historia del club.

Temas

Comentarios


Lee También

¿Crees que Colo Colo se salva del descenso en esta recta final?

SÍ, pero sufriendo
Sí, tranquilamente
No