Sin lugar a dudas que la temporada 2021 nunca será olvidada por los hinchas de Colo Colo, quienes vivieron un año plagado de todo tipo de emociones como angustia, alivio, felicidad, orgullo y tantas otras.

El año que ya finaliza comenzó de la peor manera posible, cuando el Cacique vivía el momento más triste de su historia tras estar al borde del descenso. Incluso, jugó la promoción ante U. de Concepción, pero hizo respetar la historia y con anotación de Pablo Solari nos mantuvimos en la Primera División como ha sido siempre.

Tras eso, una serie de referentes partieron del club, como Esteban Paredes, Matías Fernández, Julio Barroso, Jorge Valdivia, entre otros. Sin embargo, llegaron caras nuevas como Juan Carlos Gaete, Felipe Fritz, Martín Rodríguez, Miiko Albornoz, Leonardo Gil y Emiliano Amor.

El primer desafío del año fue la Supercopa ante Universidad Católica, en donde se mostró buen juego los primeros 55’ minutos y nos pusimos 2 a 0 arriba. Sin embargo, los albos se quedaron sin fondo físico y terminamos perdiendo por 4 a 2. Duelo que estuvo marcado por la agresión de Maximiliano Falcón a Valber Huerta cuando todo expiraba. A pesar de la caída, Colo Colo demostraba que estaría para grandes cosas.

Arrancó el Campeonato Nacional 2021

El 27 de marzo comenzó la participación del Popular en el Campeonato Nacional 2021 con el empate sin goles ante Unión La Calera en el estadio Monumental. En la fecha 2 llegó la primera victoria en el certamen, en donde fuimos hasta el norte para derrotar por 2 a 1 a Cobresal con un doblete de Iván Morales

En la fecha 3 caímos en un ingrato partido ante O’Higgins con un jugador menos gran parte del compromiso. Las alegrías llegaron en la siguiente jornada tras vencer 2 a 0 a Everton con goles de Morales y Gabriel Costa en el Sausalito. El 25 de abril sumamos un nuevo año de invictos en el Monumental tras derrotar a U. de Chile por la cuenta mínima con gol de Leo Gil y alcanzamos la cima de la tabla de posiciones.

 
Cuando las victorias llegaban a Macul, el Covid-19 golpeó por primera vez al Cacique y tuvimos que jugar ante Ñublense plagado de juveniles. Si bien los jóvenes lo dieron todo e incluso abrieron la cuenta vía Juan Carlos Gaete, finalmente cayeron por 5 a 1 en un duelo que no merecía tan doloroso marcador final.

Luego, recibimos a Palestino en la Ruca, en donde comenzamos ganando con un golazo de tiro libre de Leonardo Gil, pero los árabes aprovecharon las pocas chances que tuvieron para lograr darlo vuelta y quedarse con los tres puntos. Al 81’ cuando estábamos volcados en ataque, Cristián Suárez le propinó un evidente codazo a Gabriel Costa dentro del área, pero el árbitro Fernando Véjar no cobró la pena máxima a pesar de haberla revisado en el VAR.

Tras esa caída, Colo Colo volvería a los abrazos en cinco partidos seguidos. El primero de ellos fue ante Huachipato en el sur del país, en donde nos quedamos con la victoria gracias a los tantos de Iván Morales y Luciano Arriagada. En la fecha siguiente, derrotamos a Deportes La Serena en Pedrero con anotaciones de los mismos que lo hicieron en el CAP.

Copa Chile querida 

En medio del receso del torneo por la participación de la Roja en la Copa América, en suelo nacional se disputaba la Copa Chile, en donde Colo Colo comenzó su participación en los octavos de final por ser el campeón vigente. El 1 de julio, el Cacique fue hasta el estadio La Portada para medirse ante los serenenses, en donde ganamos por 3 a 1 con goles de Iván Morales, Gabriel Costa y Pablo Solari. Mientras que el descuento granate fue obra de Matías Fernández, quien le anotaría un golazo olímpico al equipo de sus amores.

En la vuelta, arrollamos a los papayeros en la Ruca por 4 a 0 con doblete de Morales, un autogol de Lucas Fassón y otro de Costa. En cuartos de final nos medimos ante Palestino. En la ida, supimos golpear primero en La Cisterna por 3 a 2 con goles de Martín Rodríguez, un autogol de Jonathan Benítez y otro de Marcos Bolados. En la vuelta en Macul, empezamos perdiendo pero el Tin marcó el empate que nos instaló en semifinales.

Tras eso, el Cacique igualó en dos ocasiones en el torneo nacional. La primera, ante Universidad Católica en San Carlos y la otra en el Monumental ante Audax Italiano, quienes en la única jugada de peligro que tuvieron marcaron el empate al último suspiro del partido. Posteriormente, los de Gustavo Quinteros estuvieron imparables y sumaron cinco victorias al hilo que los encumbraron en la cima; vs Santiago Wanderers, Deportes Melipilla, Curicó Unido y Unión Española.

¡Volvió el público al estadio Monumental!

El 18 de agosto, en el marco de la semifinal de ida de la Copa Chile ante los hispanos, volvió el público a Pedrero tras 525 días de ausencia debido a la crisis sanitaria que trajo el Covid-19. En la cancha, goleamos por 4 a 0 con doblete de Iván Morales, Gabriel Costa y Emiliano Amor, poniendo un pie en la final del certamen.

Luego, cerramos nuestra participación en la primera rueda del Campeonato Nacional con una victoria en casa ante Deportes Antofagasta. En la fecha 18, visitamos a Unión La Calera en el Nicolás Chahuán, en donde rápidamente comenzamos ganando con autogol de Víctor González, sin embargo, el Cacique no podría defender el resultado y al 83’ nos empataron el partido. En la siguiente jornada, caímos en la Ruca ante Cobresal por la cuenta mínima, perdiendo el invicto de 15 partidos sin conocer de derrotas, aunque seguimos líderes.

Esa linda sensación de gritar Campeón

El 1 de septiembre, fuimos hasta el Santa Laura para disputar la semifinal de vuelta de la Copa Chile, en donde comenzamos perdiendo al 39’, sin embargo, cuando finalizaba la primera mitad, un inspiradisimo Pablo Solari marcó un doblete para poner el 2 a 1. Finalmente, nos quedamos con el partido por 3 a 2 y sacamos pasajes para la final del certamen.

La cual llegó el 1 de octubre en el estadio Fiscal de Talca ante Everton. En un primer tiempo sin mayores emociones, una de las primeras llegó al 55’ cuando Maximiliano Falcón despejó un balón que le quedó a Javier Parraguez, quien aguantó de gran manera para habilitar a Pablo Solari, quien marcó el 1 a 0. Y al 66’, Joan Cruz se matriculó con un verdadero golazo desde casi 30 metros para poner el 2 a 0 y bajar la estrella número 13 de la Copa Chile.

Tras eso, el Cacique seguiría con su buen nivel y tuvo tres victorias seguidas ante O’Higgins en un partidazo, Everton y Universidad de Chile que lo mantenían en la cima de la tabla de posiciones. Sin embargo, el balde de agua fría llegó ante Ñublense en el estadio Monumental, en donde caímos por la cuenta mínima y no pudimos escaparnos en lo alto.

El Cacique sacaba chapa de campeón

Luego de aquella amarga derrota, Colo Colo consiguió tres victorias al hilo ante Palestino, Huachipato y La Serena que lo dejaban más puntero que nunca. Y en la fecha 28, derrotamos en la agonía a Universidad Católica con golazo de Javier Parraguez y nos ilusionábamos con la 33 tras sacarles cinco puntos de diferencia a los cruzados.

Nuevamente el Covid-19 azota al Popular

El 27 de noviembre, a un día de un compromiso clave ante Audax Italiano, se notificaron cuatro casos positivos de Coronavirus y un centenar de contactos estrechos, por lo que tuvimos que jugar ante los audinos con un equipo plagado de juveniles e incluso, formamos con algunos chicos de 15 y 16 años. En una amarga tarde, el Cacique cayó por 2 a 0 y perdió terreno en la cima.

La ilusión seguía intacta

A pesar de la dolorosa caída ante los itálicos, Colo Colo volvía a la senda triunfal tras golear por 3 a 0 a Santiago Wanderers y derrotar en el último suspiro a Deportes Melipilla en el estadio Monumental, lo que dejaba a todos los colocolinos con la ilusión intacta de bajar una nueva estrella.

 

Balde de agua fría

En una amarga tarde, el Popular la sacó barata en su visita a Curicó Unido e igualamos sin goles. Con aquel resultado, se acababa el margen de error y compartíamos la cima con el elenco universitario a falta de dos fechas para el término del torneo. Luego, caímos tristemente ante Unión Española y perdíamos la punta tras el triunfo de la UC. Y en la última jornada, perdimos nuevamente ante Deportes Antofagasta y debímos conformarnos con el subcampeonato del Campeonato Nacional.

Año para sacar cuentas alegres

Si bien no pudimos bajar la estrella 33, es un año para sacar cuentas alegres tras bajar la Copa Chile, clasificar a la fase de grupos de la Copa Libertadores, un proyecto en las divisiones menores y también la gran irrupción de juveniles en el primer equipo de Gustavo Quinteros